Paz

Tema Octubre

La Ley de Reciprocidad - 3

desde: Hazrat Inayat Khan:

'Art of Personality'

(véase también Foro)

Aquí podéis escuchar a todos los temas



Mediante el estudio constante de la vida, un sufí se da cuenta de que la humanidad, que pretende ser la más justa de toda la creación, resulta ser al final la más injusta. El ser humano es generalmente justo cuando juzga a otro, pero es injusto cuando la cosa se refiere a sí mismo, aunque a menudo no sea consciente de ello. También lo llama justicia.

Por lo tanto, la lección que un sufí aprende en la Ley de Reciprocidad es la de considerar como algo natural cuando los demás se comportan de forma injusta; pero intenta en cada trato con los demás ser tan justo como pueda.

Aguanta la injusticia de los demás tanto como se lo permite su estado de evolución; pero cuando ve que más de eso es intolerable, lo resiste con explicaciones, con persuasión, incluso con amenazas. Pero la tolerancia con la que pasa por alto la injusticia de los demás es sólo para los demás; cuando se trata de su trato con los demás, no tolera ni la más mínima injusticia por su parte. El sentido de la justicia no es el mismo en todo el mundo; depende de la evolución de la persona y de su ideal.

La conducta amable en los demás debe recibirse con gracia; la conducta áspera en los demás debemos tomarla con una sonrisa, teniendo en cuenta que no son lo suficientemente evolucionados como para ser amables en su trato. Al hacer una bondad a los demás, lo primero que hay que tener en cuenta es que debe ser desinteresada, y no por el aprecio o una recompensa. El que hace el bien y espera una recompensa es un trabajador del bien; pero el que hace el bien y se desentiende de él es el dueño del bien. Ha grabado el bien en la conciencia universal, y su eco no será otro que el bien.

Para un sufí, Dios no es sólo un Rey celestial o un ideal de adoración, sino un amigo, un amado, más cercano y querido que todos los demás en el mundo; y nuestro trato con Él debe ser como el de un amante sincero con su amada. Cuando es el momento de la adoración, debemos adorarle como el soldado que saluda a su rey, como su deber; pero en el momento de la comunión debemos comulgar con Él como lo haría un amante con su amada.

Todas las cosas que hacemos que son puras, ideales y satisfactorias para los demás, debemos atribuírselas a Dios; y por todas las cosas que hacemos que no son nuestro ideal, ni satisfactorias para los demás, debemos culparnos a nosotros mismos. Porque todo lo que procede de la perfección es ideal y satisfactorio, por lo que su alabanza pertenece a Aquel que es el único digno de alabanza; lo que no es ideal sino insatisfactorio procede de la imperfección, que representa nuestro yo imperfecto. Toda acción de bondad que hagamos a otro, debemos hacerla por Dios; y entonces no habrá decepción. Porque si lo hacemos por una persona a la que amamos o en la que confiamos, pero que al cabo de un tiempo puede resultar indigna de nuestro amor y no merecedora de nuestra confianza, nos decepcionamos y nos desanimamos a la hora de dar bondad a otro o de depositar la confianza en otro.

Debemos dar cuenta de nuestro día a día a Dios, nuestro divino Ideal; exponer ante Él nuestros defectos, humildemente arrepentidos, sin perder un solo día, y pedir ayuda a Aquel que es todopoderoso, para que nos dé fuerza y valor para hacerlo mejor mañana.

Nunca debemos enorgullecernos de las buenas acciones, pues Su bondad es mayor que el mayor bien que podamos hacer. Produce en nosotros una falsa vanidad, el único velo que oculta a Dios de nuestra vista. Debemos empezar a sentir Su presencia de esta manera; y seguramente, después de algún tiempo, se transformará en una entidad viva ante nuestra vista, y todo parecerá muerto excepto Él, el único Ser vivo. Cuando se alcanza esta etapa, entonces comienza la comunión divina.


Estar a solas con nuestro yo

es como estar con un amigo

cuya compañía durará para siempre.

 

Gayan - Boulas


Gayan como E-book - clica aquí

Vadan como E-book - clica aquí

Nirtan como E-book - clica aquí

esos E-books están libres de costes - utilizáis bien sus tesoros!