Sympathy

Foro Febrero

Partiendo de este Mundo - 1

desde: Hazrat Inayat Khan:

'Aqibat Life After Death'

(véase también Consejero)

Aquí podéis escuchar a todos los temas



Amamos nuestro cuerpo y nos identificamos con él hasta tal punto que nos disgusta mucho pensar que este cuerpo, que nos es tan querido, algún día estará en la tumba. A nadie le gusta pensar que morirá y será destruido.

Pero el alma es nuestro verdadero yo. Existía antes de nuestro nacimiento y existirá después de nuestra muerte. Lo que tiene la concepción de ‘yo’, una entidad viva, no es el cuerpo sino el alma engañada por el cuerpo. El alma cree que es el cuerpo; cree que camina, se sienta, se tumba cuando lo hace el cuerpo, pero en realidad no hace ninguna de estas cosas. Una pequeña indisposición del cuerpo le hace pensar: ‘Estoy enferma’. Una pequeña ofensa le hace sentirse abatida. Un pequeño elogio le hace pensar que está en el cielo.

En realidad no está ni en el cielo ni en la tierra; está donde está. La morada del alma en el cuerpo material la engaña tanto que piensa: 'Sólo puedo vivir de alimentos materiales, sólo puedo estar en la tierra, sólo puedo disfrutar de un entorno material. Sin esto no estoy en ninguna parte, no soy nada'.

Hay un dicho persa que dice: 'No construyas una casa sobre el suelo de otra'. Pero esto es lo que hace el alma. Cualquier cosa que vea, la conciencia la reconoce como a sí misma. Su pureza hace que refleje lo que tiene ante sí, y entonces piensa: 'Esto soy yo', igual que el agua clara refleja nuestra imagen. El alma quiere entonces que todo sea muy bonito y agradable para su comodidad y vanidad. Quiere ver a su yo objetivo bien vestido; entonces quiere cosas muy buenas sobre él. Arregla una buena casa, y a lo largo de esta vida está en pos de estas cosas. .

Luego, cuando llega la muerte, este edificio levantado sobre la arena salta por los aires. Se le arrebata lo que ha acumulado. Es una decepción muy, muy grande. Pierde todo aquello por lo que se interesó. Su repliegue en su yo puro y la dispersión de todo el entorno engañoso de la tierra de su vista le impresiona con la idea de la muerte, para su mayor horror. Este horror y decepción son la única muerte que existe, ya que el cuerpo no es más que una cubierta puesta sobre nuestra alma, y cuando desaparece no estamos muertos; del mismo modo que no pensamos que estamos muertos cuando nuestro abrigo está gastado, o si alguien nos rompe la camisa.

El momento en que una persona muere es el único en que siente que está muerta. La impresión de su estado moribundo, la desesperanza del médico, la pena y el dolor de la familia, todo conforma esta impresión. Después de la muerte, a medida que se recupera de esta impresión, se encuentra gradualmente viva; porque la vida que le mantenía viva en su vestidura física, por supuesto se siente extraña en ausencia de esa vestidura. Sin embargo, no está muerta; está incluso más viva, porque se ha quitado esa gran carga que durante un tiempo le había hecho pensar que el ropaje físico era su vida.


A Quien verdaderamente pertenece el alma,

a Él al final regresa.

 

Gayan - Boulas

(Maheboob Khan, el hermano de Hazrat Inayat Khan, ha compuesto música a una serie de aforismos de Hazrat Inayat Khan en mitades del siglo anterior, como ésta ‚How Shall I thank Thee‘. Mohammed Ali Khan, el primo de Hazrat Inayat Khan, ha cantado esta canción en un concierto en Zurich alrededor del año 1956 – aquí la podéis escuchar)


Gayan como E-book - clica aquí

Vadan como E-book - clica aquí

Nirtan como E-book - clica aquí

esos E-books están libres de costes - utilizáis bien sus tesoros!