Sympathy

Foro Octubre

Cuatro Senderos que Seres Humanos Eligen - 1

desde: Hazrat Inayat Khan -

Alchemy of Happiness

(véase también Consejero)

Aquí podéis escuchar a todos los temas



Hay cuatro senderos diferentes que seres humanos toman en sus vidas:

1. Crear riqueza:

Un sendero es el del beneficio material. Por profesión, por ocupación, negocio o industria, una persona quiere ganar dinero. Podemos decir algo a favor y en contra de este ideal. En contra se puede decir que mientras  trabajamos por dinero muy a menudo perdemos camino, pensamiento y consideración justos.

Cuando trabajamos por dinero, fácilmente pasamos por alto los derechos de los demás. Y lo que hay que decir al respecto es que, después de todo, son las personas que poseen riqueza las que pueden utilizarla para el mejor propósito. Todas las instituciones de caridad, hospitales, escuelas, colegios, son levantadas por personas caritativas que han dado generosamente a tales organizaciones. Por lo tanto, no hay nada malo en ganar dinero y en dedicar nuestro tiempo a ello, siempre que el motivo sea correcto y bueno.

2. Deber:

Otro aspecto es el deber. Consideramos que tenemos un deber hacia nuestra comunidad, ciudad o país; hacemos alguna obra social, intentamos hacer el bien a los demás y lo consideramos nuestro deber. Puede ser que tengamos un deber hacia nuestros padres; podemos cuidar a nuestra madre y sacrificar nuestra vida por ella, o por nuestra esposa e hijos. Esto también tiene un gran mérito.

Sin duda, lo que habla en contra es que muy a menudo esas vidas se echan a perder, y no tienen oportunidad de hacer nada que valga la pena en el mundo; pero si no fuera por los cumplidores, el mundo estaría desprovisto de amor y afecto. Si una esposa no tuviera sentido del deber hacia su marido, ni el vecino hacia su amigo, entonces vivirían como criaturas de la creación inferior.

El sentido del deber es lo que hace al ser humano más grande que los demás seres; por eso lo admiramos. Los héroes que dan su vida por su país no están haciendo algo pequeño. Es algo grande cuando una persona da su vida por el deber. Además el deber es una gran virtud.

En la época de la Primera Guerra Mundial había una joven que siempre estaba disgustada y en desacuerdo con su marido y siempre quiso separarse. Cuando llegó la llamada a las armas, su marido se fue al campo de batalla, y él esperaba que en su ausencia ella encontraría a otra persona. A medida que avanzaba la guerra, pensó que mientras su marido luchaba ella se enrolaría como enfermera. Y sucedió que cerca del lugar donde trabajaba, el marido fue herido; perdió su vista, y ella se hizo su enfermera. Cuando lo vio en ese estado, se asombró de que hubiera llegado a ser su enfermera. Acababa de recibir una carta con una propuesta de matrimonio, pero la rompió y cambió de opinión en un instante; dijo: ‘Ahora que ha perdido la vista y que está desvalido, seguiré siendo su esposa, cuidaré de él toda mi vida’.

El deber, el sentido del deber, es una gran virtud; y cuando es perfeccionada y profundizada en el corazón de un ser humano lo despierta a una conciencia mayor y más elevada. Así la gente ha logrado cosas nobles. Los grandes héroes han vivido una vida de deber.

El sentido del deber surge del idealismo. Cuanto mayor sea su ideal del deber, mayor será el ser humano. Según los hindúes, los observadores del deber se consideran religiosos, porque Dharma, la palabra sánscrita que significa religión, también significa deber.


En el momento en que una persona se vuelve recta

se abre ante ella un camino recto.

 

Gayan - Boulas


(Maheboob Khan, el hermano de Hazrat Inayat Khan, ha compuesto música a una serie de aforismos de Hazrat Inayat Khan en mitades del siglo anterior, como ésta ‚How Shall I thank Thee‘. Mohammed Ali Khan, el primo de Hazrat Inayat Khan, ha cantado esta canción en un concierto en Zurich alrededor del año 1956 – aquí la podéis escuchar)


Gayan como E-book - clica aquí

Vadan como E-book - clica aquí

Nirtan como E-book - clica aquí

esos E-books están libres de costes - utilizáis bien sus tesoros!