Paz

Tema Marzo

Corazón Humano - Santuario de Dios - 3

desde: Hazrat Inayat Khan:

'In an Eastern Rosegarden'

(véase también Foro)

Aquí podéis escuchar a todos los temas



El amante se levanta de nuevo cuando consulta consigo mismo y dice: 'Haré un ideal tal que permita que mi vida se vuelva autosuficiente. El ideal será mi bandera, pero en realidad elevaré mi amor. Siempre que el amor se rompió fue sólo porque el ideal no resultó ser como el amante esperaba que fuera. Evitaré, pues, cegar mis ojos con la vida exterior, sino que construiré el sendero por el que transitar en mi propio corazón. Ese ideal bastará y proporcionará todo lo que al amado pueda faltarle’.

Este amante es el verdadero amante, porque el amor también tiene una belleza, y él produce a partir de su propio amor la belleza que tal vez le falta a la amada, y ya no nota la falta en su amada. A partir de ese momento, la amada se convierte en su amor porque ha hecho una amada en su pensamiento, en su imaginación, y puede añadir continuamente belleza a la manifestación.

Así se ha cantado la canción del amor y la belleza en todas las épocas de la historia. Sa'adi de Persia, Dante de Italia, y todos los grandes que han amado y apelado al corazón de los seres humanos, todos ellos han dejado palabras que todavía hoy atraviesan nuestros corazones debido a la grandeza de su ideal. Ellos mismos han creado su ideal en su propio corazón. Para todos ellos, ya no cabe duda de que el amado no es digno de amor. El amante se ha transformado en el creador del amor.

¿No creó Dios el amor? ¿No hemos heredado esta belleza de Dios? ¿No podemos crear también amor? Siempre podemos contar con aquello que podemos crear.

Hay otro aspecto de esta cuestión, y es que el ideal de amor que se crea un ser humano está en función de su evolución. Si es material, apreciará la belleza material en una persona o en un objeto. No puede evitarlo. No es culpa suya. Está bien que admire lo que le atrae directamente. Una persona preferirá la belleza de la mente, de la virtud, de la personalidad, de alguna buena manera, de alguna bondad que le atraiga; valora una personalidad bella, una presencia simpática. A otra persona le gustará tal vez un alma porque encuentra en ella su ideal de inspiración, intuición, paz de espíritu y alegría.


La verdadera morada de Dios está en el corazón de un ser humano;

cuando está congelado por amargura u odio,

las puertas del santuario están cerradas, la luz queda oculta.

 

Cuenco del Saki


Gayan como E-book - clica aquí

Vadan como E-book - clica aquí

Nirtan como E-book - clica aquí

esos E-books están libres de costes - utilizáis bien sus tesoros!